Estar al pie del cañón
"Se dice de alguien que se encuentra totalmente disponible para actuar o ejecutar inmediatamente algún trabajo o acción".

Así se encuentra generalmente las 24 horas del día el cuidador-a, esposo-esposa, hijo-hija, hermano-hermana de una persona enferma de Alzheimer en su casa.

26 mar. 2009

Conocer el Alzheimer. Fases de la Enfermedad


Es­te pa­de­ci­mien­to cons­ta de tres fa­ses pro­gre­si­vas y sus sín­to­mas son:




FASE I:
• Per­cep­ción per­so­nal de que se co­mien­za a per­der la me­mo­ria.
• Di­fi­cul­tad pa­ra re­cor­dar he­chos de cier­ta, li­ge­ra de­so­rien­ta­ción del tiem­po y es­pa­cio.
• Di­fi­cul­tad pa­ra nue­vos apren­di­za­jes y pa­ra adap­tar­se a nue­vos en­tor­nos.
• Pro­ble­mas pa­ra en­con­trar la pa­la­bra pre­ci­sa.
• Pre­fe­ren­cia por fra­ses cor­tas.
• Li­ge­ras di­fi­cul­ta­des en la es­cri­tu­ra y en ope­ra­cio­nes de cál­cu­lo.
• Cam­bios de per­so­na­li­dad y ca­rác­ter.

Fa­se II:
• De­so­rien­ta­ción gra­ve del tiem­po y el es­pa­cio.
• Di­fi­cul­tad pa­ra re­co­no­cer lu­ga­res muy ha­bi­tua­les.
• Con­fu­sión en­tre el día y la no­che.
• Per­cep­ción erró­nea de dis­tan­cias y tiem­po.
• Ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra el apren­di­za­je.
• No se re­co­no­cen per­so­nas, lu­ga­res, ob­je­tos, in­clu­so, en oca­sio­nes, no se re­co­no­ce ni la pro­pia ima­gen en el es­pe­jo.
• Di­fi­cul­ta­des se­rias pa­ra rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des bá­si­cas.
• Em­po­bre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del len­gua­je.
• Ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra la es­cri­tu­ra.
• Con­duc­tas im­pre­de­ci­bles, reac­cio­nes ca­tas­tró­ficas, agre­si­vi­dad, agi­ta­ción y fo­bias.
• En al­gu­nos ca­sos hay alu­ci­na­cio­nes, al­te­ración del sue­ño, in­con­ti­nen­cia.

Fa­se III:
• Gra­ve afec­ta­ción del len­gua­je ha­bla­do y es­cri­to.
• Pér­di­da to­tal de la no­ción del tiem­po y es­pa­cio.
• In­ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer el pro­pio cuer­po.
• Pér­di­da to­tal de me­mo­ria, a ex­cep­ción de la afec­ti­va.
• Gra­ves tras­tor­nos del mo­vi­mien­to, se pue­de lle­gar a la in­mo­vi­li­dad to­tal.
• Se pue­de lle­gar a una des­co­ne­xión to­tal del mun­do.